La presente Base Normativa se encuentra en estado de revisión.
Los usuarios convienen en exonerar de responsabilidad a la Intendencia de Montevideo, División Asesoría Jurídica, Equipo Técnico de Actualización Normativa e Información Jurídica, por todo tipo de daño o perjuicio, directo o indirecto que eventualmente puedan sufrir especialmente los derivados de involuntarias inexactitudes, falta de información o datos imperfectos de cualquier naturaleza, contenidos en los archivos de dicha base.

Digesto Departamental
De los Espectáculos Públicos
Reglamentaria
De los Espectáculos Carnavalescos
De la Definición y Características de las Categorías

Volumen XIII De los Espectáculos Públicos

Parte Reglamentaria
Título
Único
Capítulo VI
De los Espectáculos Carnavalescos
Sección XIII
De la Definición y Características de las Categorías

HUMORISTAS. La categoría humoristas se basará en la libre comicidad de escenas, situaciones o personajes, no pudiendo basarse el argumento en una obra, hecho o suceso real. Podrá utilizarse una creación jocosa única o plantearse varios cuadros en forma ágil, variada, dinámica, enmarcando siempre en una faz cómica, sin intervalo entre ellos.
El estilo literario determinante, deberá reflejar la facultad creativa y el ingenio de descubrir y presentar cuadros, personajes, situaciones, sucesos y actos con características incongruentes y absurdas, en donde predomine el humor, la sátira, la picardía y la jocosidad, dentro de una tónica de fina expresión escénica.
Podrá acudirse a canciones y música pero no deben ser elementos que prevalezcan.
Estos conjuntos estarán integrados por un mínimo de 12 (doce) y un máximo de 16 (dieciséis) integrantes y su actuación en los espectáculos del Concurso Oficial tendrán una duración mínima de 55 (cincuenta y cinco) y una máxima de 70 (setenta) minutos.

FuentesObservaciones
num. 2
art.91 de la reglamentación
num. 93

PARODISTAS. La categoría Parodistas consistirá en una imitación burlesca de obras, hechos y personajes reales en un tono jocoso y constructivo, con valor artístico. No ridiculizarán personas, sectores y sanos estilos de la sociedad, prevalecerá el sentido artístico y alegre, podrá apoyarse cada sainete en canciones con música conocida. En cada cuadro se variarán los trajes y no habrá intervalos entre ellos. El rostro pintado es optativo según la persona.
Estos conjuntos deberán contar con un mínimo de 12 (doce) y un máximo de 16 (dieciséis) integrantes, y sus actuaciones en los espectáculos del Concurso Oficial tendrán una duración mínima de 55 (cincuenta y cinco) y un máximo de 80 (ochenta) minutos.

FuentesObservaciones
num. 2
art.92 de la reglamentación
num. 92

REVISTAS. La categoría Revistas debe constituir una expresión artística integral de libre creación, conceptualmente imaginativa, armonizando escenografía, vestimenta, bailes, música, orquestación, canciones y parlamentos breves con marcada alegría, en una sucesión de cuadros enlazados que evite la interrupción del espectáculo, dotándolo de continuidad. Estos cuadros alternarán lo artístico con lo divertido dentro de un clima alegre y colorido, así como una fina tónica revisteril.
Las letras serán inéditas. Las melodías musicales podrán ser inéditas. El cuerpo de baile estará integrado por personas de ambos sexos y no será obligatorio el cambio de vestimenta para los integrantes de los coros.
La Comisión de Control podrá solicitar por razones debidamente fundadas la eliminación inmediata del o de los componentes, que no habiendo actuado en otros escenarios, fuesen contratados con el deliberado propósito de actuar exclusivamente en el Concurso Oficial de Agrupaciones.
Estos conjuntos deberán contar con un mínimo de 18 (dieciocho) y un máximo de 25 (veinticinco) componentes y su actuación en los espectáculos del Concurso Oficial tendrá una duración mínima de 45 (cuarenta y cinco) y máxima de 60 (sesenta) minutos.

FuentesObservaciones
num. 2
art.93 de la reglamentación
num. 1
num. 91

SOCIEDADES DE NEGROS LUBOLOS. La categoría de Sociedades de Negros Lubolos, constituye una recreación de sus orígenes en la época colonial con sus trajes, cantos y bailes típicos.
Podrán trasmitir además, una evolución natural y acompasada a la actualidad, en vestimenta, escenografía y coreografía sin perder la esencia conceptual de la categoría.
Desde el punto de vista organológico, debe desarrollarse musicalmente bajo el signo predominante del tambor con nuestra característica e identidad propia.
La esencia de una fuerte tradición y prosapia folklórica, caracteriza el clásico y riquísimo juego rítmico del tamboril montevideano. Este ritmo trasmitido y heredado por generaciones se diferencia nítidamente en el terreno musical de los membráfonos brasileños o antillanos.
A los efectos artísticos podrán incorporar hasta 5 (cinco) instrumentos musicales (fuera de los de percusión) de viento y de cuerda.
Las letras y músicas de los temas interpretados serán inéditas y autóctonas de la raza.
En sentido expresivo, contorsiones y gestos, el ritual y su disposición rítmica, como asimismo toda su expresión coreográfica deberán tener un predominio natural, con danzas colectivas, de hombres y mujeres, pero fundamentalmente sin reconocerse en parejas.
Debe predominar en estos conjuntos la gente de color y deberán llevar como mínimo 12 (doce) tamborileros, 4 (cuatro) bailarinas, 2 (dos) bailarines, 1 (una) vedette, 1 (un) escobero de lujo, 2 (dos) gramilleros, 1 (una) pareja de negros viejos, 4 (cuatro) portabanderas y 1 (un) portaestandarte, debiendo lucir todos los trajes clásicos de caracterización y todo elemento evocativo de la ubicación lubola en el Montevideo antiguo.
Se constituirán con un mínimo de 40 (cuarenta) componentes y sus actuaciones en los espectáculos del Concurso Oficial tendrán una duración mínima de 45 (cuarenta y cinco) y máxima de 70 (setenta) minutos los que se empezarán a contar desde el momento que el conjunto inicie su actuación, ya sea desde el escenario o realizando un desfile en la platea.

FuentesObservaciones
num. 2
art.94 de la reglamentación
num. 90

MURGAS. La categoría Murgas es conceptualmente un natural medio de comunicación, trasmite la canción del barrio, recoge la poesía de la calle, canta los pensamientos del asfalto. Es una forma expresiva que trasunta el lenguaje popular, con una veta de rebeldía y romanticismo.
La murga, esencia del sentir ciudadano, conforma una verdadera autocaricatura de la sociedad por donde desfilan identificados y reconocidos los acontecimientos salientes del año, lo que la gente ve, oye y dice, tomados en chanza y en su aspecto insólito, jocoso y sin concesiones.
El contexto del libreto así como la crítica social, tendrá un nítido sentido humorístico, con ingenio, picardía y autenticidad.
La veta de protesta punzante, irónica, aguda, mordaz, inteligente y comunicativa es la estructura y la esencia propia de la Murga.
El panfleto o la demagogia como elementos integrantes de la misma le retacean creatividad y la despojan de la natural y espontánea autenticidad popular.
La mística de la Murga se mantiene en la medida de una natural autenticidad del libreto, que trasmita y logre crear una corriente fluida de comunicación con su auditorio, integrándolo y haciéndolo participar espiritualmente de sus canciones.
Distingue a la Murga, contrariamente al refinamiento artístico, que es sustancia de las anteriores, la mímica, la pantomima, la vivacidad, el movimiento, el contraste, la informalidad escénica y lo grotesco.
La sátira será cantada tomando temas conocidos con apoyo de solistas. El diálogo será apenas un esbozo para dar pie a las canciones. La inercia, inacción y en definitiva el quietismo y la regimentación escénica serán factores de empobrecimiento general del espectáculo. La pintura del rostro es fundamental para contribuir a lo absurdo del personaje.
La Murga deberá presentar originalidad y colorido, destacándose por la representación de personajes llamativos, sus dichos, modismos y situaciones en un permanente clima de bullicio, gracia, diversión y picardía. En suma, auténtica chispa popular a través de las cosas vividas.
Los instrumentos esenciales serán el platillo, bombo y redoblantes, pudiendo utilizarse otros instrumentos en carácter de apoyo musical por un lapso de hasta 3 (tres) minutos. La presentación podrá ser hablada.
La Murga podrá entrar de pleno en escena siendo muy importante el papel del director escénico que encabezará la movilización y la mímica contribuyendo al contagio de sus compañeros.
La canción de retirada trasmitirá el tradicional mensaje evocativo, romántico y comunicativo, que ha hecho perdurar a esta expresión carnavalesca, indefinidamente en el tiempo.
La escenografía será optativa, estableciéndose que la misma, no calificará en los puntajes del Concurso Oficial.
Estos conjuntos estarán compuestos con un mínimo de 14 (catorce) y un máximo de 17 (diecisiete) integrantes y sus actuaciones en los espectáculos del Concurso Oficial, tendrán una duración mínima de 35 (treinta y cinco) y máxima de 45 (cuarenta y cinco) minutos.

FuentesObservaciones
num. 2
art.95 de la reglamentación
num. 94